Los seres humanos somos una unidad en cuerpo, mente y espíritu, cuando uno de los tres falla o se debilita, afecta a los otros dos, el equilibrio de la energía en cada uno y, a su vez, entre los tres, es la garantía del bienestar físico y emocional en nuestra vida.

En este blog hemos hablado mucho del poder de nuestra mente y de cómo de ella depende lo que podemos conseguir en nuestra vida.

El éxito o fracaso dependen de saber utilizar todo nuestro potencial, el poder radica en la posibilidad de cambiar lo que pensamos y sentimos. Acceder a la información acumulada en nuestro subconsciente y trabajar para modificar todas esas programaciones a través de lo que pensamos es lo que va a generar una vida nueva y diferente.

Podemos decir que tenemos en nuestras manos todo lo necesario para vivir una vida plena y feliz y que depende como se use ese poder en nuestra vida conseguiremos salud y felicidad o  hacernos daño emocional y corporal.

Se ha comprobado científicamente que la mayoría de nuestras enfermedades tienen origen mental, es cierto que existe cierta predisposición genética, pero somos nosotros, los que nos encargamos de activarla con nuestros pensamientos.

Reprogramar nuestros genes, es posible. Conseguir encender o apagar los malos genes se puede, pero si pensamos y sentimos de la misma forma cada día, simplemente mantendremos nuestro destino genético.

La forma en la que solemos interpretar y relacionarnos con el mundo y las emociones que esto genera es lo que causa el malestar emocional y este la obstrucción de la energía en nuestro cuerpo produciendose la enfermedad.

La medicina cuántica, como el método la practicada por el Dr. Yuen está basada en el principio de que si hay una debilidad energética en nuestra mente o espíritu, esta afectará a nuestro cuerpo y hay que corregirla para sanarlo. La debilidad energética es como un nudo que se forma en alguna parte de nuestro organismo, impidiendo su normal funcionamiento.  

Diferentes investigaciones, como la de Vicent Guillén, Doctor en Bio-Química del departamento de Hematología y Oncología del Hospital Clínico de Valencia, revelan que la enfermedad física es una manifestación de que hay algo equivocado en nuestra mente y/o espíritu.

El origen de la enfermedad es un conflicto espiritual, el Dr. Guillén dice que, “somos seres espirituales, el destino común es ser felices, hay que desarrollar el sentimiento y eliminar el egoísmo, profundizar en nosotros mismos, cambiando un poquito cada día podemos ir eliminando el egoísmo”

El Dr. Guillén expone los estudios científicos de otros investigadores como los del Dr. Ryke Hamer, que confirman como las enfermedades tienen un origen emocional y mental. Según el Dr. Hamer, “las enfermedades se inician  con un choque conflictual psicológico grave, desde el punto de vista de la persona que lo sufre, que le pilla por sorpresa y lo vive en soledad, causando una alteración eléctrica en el cerebro […] cuanto más grande el conflicto, más grave la enfermedad”.

Vicent Guillén, explica que “la enfermedad es un programa biológico de la naturaleza que tiene un significado, es una respuesta biológica a una situación de emergencia orgánica, es decir, que cuando el cuerpo ve una situación que pone en riesgo la vida, activa un mecanismo de defensa para intentar solucionarlo”. Entonces, aquí debemos entender, que la enfermedad no es un inicio, sino más bien el final de una manifestación mental que el cuerpo interpreta y, la muestra enfermando y, a partir de allí, busca la sanación y su equilibrio.

En esta conferencia (podéis verla completa al final), el Dr. Guillén, expone el origen de algunas de las causas de enfermedades como el cáncer de pulmón, dice que esta es una falta de oxígeno y puede ser causada por el tabaco o también por emociones negativas como la ira,  la depresión o la ansiedad, que también son las responsables de la falta de oxígeno que no llega a los pulmones.

Otras enfermedades como por ejemplo, las relacionadas con los órganos del sistema digestivo, se producen porque el cuerpo ha interpretado así la forma como la mente interpreta las situaciones de la vida, es decir, lo que la mente no puede o no quiere digerir. O la fibromialgia que tiene que ver con la rigidez mental con uno mismo y con los demás. Y las enfermedades autoinmunes o infecciosas por sangre, están relacionadas con la pérdida de autoestima y el miedo.

¿Podemos evitar enfermedades tan graves como el cáncer? Ahora sabemos que sí y que depende mucho de nuestras emociones. La vida no está exenta de problemas y dificultades -yo digo que si fuera así estaríamos en el paraíso-pero se trata de saber buscar el equilibrio, aprender que el amor es la base de la vida, que ya basta de egoísmos y de mirar todo desde nuestro obtuso punto de vista porque eso nos bloquea.

Es necesario aprender que las dificultades no son más grandes que nosotros, que es necesario saber gestionar las adversidades de la vida y que hay algo más grande, una inteligencia espiritual, un Dios,  que está dentro y fuera de nosotros, que es esa energía que fluye energéticamente en todo y que si no bloqueamos ese fluir, podemos gozar de buena salud.

Se ha demostrado que el reprimir es causa de diversas enfermedades. La cólera, el resentimiento, la hostilidad, el no perdonar y el vivir en permanente conflicto con alguien, son generadores de enfermedades, aunque busquemos el origen solo a nivel físico, la ciencia ha demostrado que también un acto de conciencia nos puede ayudar a encontrar el verdadero origen y sanar.

El sentirse poco querido, la indefensión, la inseguridad, la carencia afectiva, la dificultad de expresión y exteriorización de nuestras emociones y sentimientos,  aunque puedan tener su origen en la niñez, es posible revertirlas, trabajar para conseguir el equilibrio emocional y espiritual, nos hará mejores personas y conseguiremos vivir en salud y prosperidad.

Os animo a que a partir de hoy busquéis el equilibrio en vuestras vidas, que practiquéis el perdón hacia los demás  y vosotros mismos. No olvidar que el resentimiento, los rencores del pasado, la rigidez, las exigencias y el pensar que solo hay una forma de ver la vida es el origen de emociones dañinas.

Si actualmente te sientes enferma físicamente, quizá debas preguntarte: ¿Hay equilibrio en mi mente y espíritu? Puede ayudarte a mejorar o sanar y conectar con el amor infinito.

Disfruta de la naturaleza, ama más y perdona más.

Que tengas un placentero día.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies