Las palabras, pensamientos y situaciones dejan huella en nuestro cerebro, creando conexiones neuronales; cuando repetidas veces, vivimos las mismas circunstancias, estas conexiones se convertirán en surcos. Los surcos son como huellas neuronales, que hacen que siempre usemos las mismas respuestas a los problemas y situaciones de nuestra vida, es decir, son programas instalados en nuestro cerebro que se hacen parte de nuestra conducta cotidiana, los mismos, que pueden servir para potenciar o limitar nuestra vida. 

Cada vez que se presentan situaciones, que de alguna forma, estén relacionadas con experiencias grabadas en algún surco, se disparará un tipo de respuesta o estímulo emocional, también grabado para ese tipo de situación; sin que podamos hacer nada, contra el poder del subconsciente. Con diversas técnicas, a través de la PNL, se pueden desprogramar estos surcos y respuestas que nos limitan.

De la presencia de los surcos o programas limitantes, deriva la falta de iniciativa para resolver los problemas de diferentes formas, porque siempre los enfocamos desde un mismo punto de vista, estos surcos, también, son los responsables de las conductas adictivas o, de los comportamientos, pensamientos, creencias y sentimientos repetitivos, que no nos dejan avanzar hacia la consecución de nuestros propósitos y metas.

Sabemos que gracias a la PNL, estos programas que nos limitan pueden ser cambiados por otros, o en su defecto, quitarles la carga emocional negativa que conlleva a tener respuestas que nos debilitan y no nos dejan ser felices. Si conseguimos una nueva forma de enfocar nuestra vida, conseguiremos una forma más útil y eficiente de comunicarnos con el mundo, permitiéndonos disfrutar de la vida, desde una perspectiva más sana y constructiva.

Las técnicas usadas en PNL pueden variar, dependiendo de cada persona, aunque, siempre es mejor realizar estas con ayuda de un profesional, sin embargo, podemos poner en práctica alguna por nuestros propios medios, la única premisa, es la constancia: Visualizar, el cerebro no distingue la diferencia entre algo real o algo imaginario, entonces, cuando ensayas mentalmente nuevos hábitos, fortaleces la habilidad de reproducirlos en tu vida y de esta forma puedes crear nuevos surcos mentales. Imagina en tu mente la forma en la que quieres que acontezcan las situaciones, recrea con lujo de detalles, siente, oye y mira, cuanto más lo repitas, mejor será, dicen que un hábito se instala entre 21 y 66 días, la clave es la constancia, suerte y hasta la próxima semana.

Comparte en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies