Si existe algo que nos debilita poderosamente, esta es nuestra mente, son nuestros pensamientos negativos los que nos aniquilan, cuando pensamos que no valemos o nos tenemos lástima, destruimos nuestra autoestima y confianza y, sin querer queriendo, consumimos nuestras energías, quedándonos sin fuerzas, tanto a nivel psicológico como físico.

 Nuestro cuerpo revela lo que pensamos y sentimos, es imposible que un cuerpo sano y lleno de energía se muestre vencido, apático y cabizbajo; cuando estamos felices y positivos, nuestro cuerpo se manifiesta erguido, caminamos diferente y, la expresión de nuestro rostro así lo revela. Podéis comprobar esto ahora mismo, piensa en algo triste que te haya pasado, luego ponte de pie, respira profundamente, estira tu cuerpo y levanta tus brazos hacia arriba, notarás como este sentimiento disminuye en intensidad o, desaparece  casi de inmediato.
 
La imaginación del ser humano es un regalo maravilloso que Dios nos ha otorgado, podemos disponer de ella para conseguir todo aquello que nos propongamos, Orison Marden decía: “cuando nos lamentamos de nosotros y llegamos a creer que no podemos realizar esto o aquello, nuestras facultades aceptarán esta disposición mental y se debilitará hasta anularse nuestra fuerza de crear”, es or eso, que para conseguir hacer posible nuestros sueños, necesitamos imaginarlos primero.
 
Los deportistas de élite  conocen el poder de su imaginación, actualmente se ha podido comprobar que el cerebro no distingue la diferencia entre lo que pensamos y hacemos, las conexiones neuronales son las mismas, entonces, lo que hacemos primero con la imaginación, será más fácil repetirlo, cuando lo hagamos en la realidad; incluso se ha podido demostrar que los grandes deportistas pueden activar sus músculos con la fuerza de su imaginación.
 
Conociendo este poder, ¿creéis que vale la pena llevar una vida esclavizante?, sabiendo que el poder esta dentro de ti, que depende, de como decidas imaginar la vida que siempre has querido llevar, que puedes ir por la vida con un paso firme y resuelto y, que la decisión está en tus manos, ya lo decía Henry Ford, “Tanto si piensas que puedes, como si piensas que no puedes, estás en lo cierto”; entonces, todo depende, de tu actitud mental.
 
Se sabe que la mayoría de enfermedades son causadas por la forma en que pensamos, sentimientos como el odio, rencor, envidia, falta de perdón y estrés, pueden causar grandes males a nuestro cuerpo; por el contrario, el amor, la misericordia, el amor al prójimo, el perdón y la paz mental nos llenan de salud y, fortalecen nuestro sistema inmunitario, también, nos dan la fuerza necesaria para poder alcanzar nuestros más grandes deseos. Comparte, ama y se generoso, tu vida será mejor, vivirás más feliz y harás felices a los que te rodean. Feliz semana.
Comparte en redes sociales
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies